La minería ilegal: ecocidio en la cuenca alta del río Orinoco

Minería ilegal en el Orinoco. (Imagen tomada del sitio http://geologiavenezolana.blogspot.com) Minería ilegal en el Orinoco. (Imagen tomada del sitio web http://geologiavenezolana.blogspot.com)

La minería ilegal se ha convertido en los últimos años en uno de los principales problemas ambientales de nuestro país. Personas de todas las nacionalidades se han asentado en las selvas más recónditas de la Amazonía venezolana para extraer cantidades inmensas de piedras y metales preciosos. Dicha actividad causa, entre otras cosas, grandes niveles de deforestación en búsqueda de oro, diamante y otros minerales; además de que también lo hacen para la instalación de campamentos improvisados.

Por otra parte el uso de técnicas de extracción como la aplicación de grandes cantidades de mercurio para separar el oro de los otros materiales presentes en el lugar, ha causado que los ríos se contaminen notablemente, en consecuencia, se aprecian enfermedades y el deceso de la flora y fauna del área, así como también la afectación de los ciclos reproductivos de las especies presentes en la región.

También la contaminación de los cursos de agua, representan una amenaza para la salud de las personas que se dedican a esta actividad y para las comunidades indígenas aledañas que diariamente beben agua de estos ríos y consumen peces que habitan allí.

Comunidades yanomamis, yekuanas y pemonas han denunciado últimamente dicho problema, pues como ellos lo han expresado: “ellos viven de lo que les provee la selva”.

A pesar de que en los cinco objetivos históricos de la nación para esta gestión de gobierno está enmarcada la protección del ambiente para la salvación de la raza humana y más específicamente está activado el Plan Caura, gran iniciativa, la cual se encarga de la vigilancia por parte del Ejército venezolano de las zonas estratégicas para la  minería, así como también para la aplicación de medidas de detención de dicha actividad ilegal; es triste presenciar cómo este problema ha continuado en los últimos años. Dichos planes deben intensificarse a gran escala pues, de lo contrario, nuestro pulmón vegetal desaparecerá con el resto de la biodiversidad.

 Autora: Yordana Fernández

Co-autor: Prof.: José León

Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales