Venezuela urge de un plan real de ajuste macroeconómico

Douglas Ramírez, profesor de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la ULA (Faces) y miembro del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la ULA (IIES) (Foto Golfredo Lobo)

El gobierno en la actualidad ha venido enfrentando una inflación, la cual si se calcula daría una cifra astronómica, tal como nos lo explica el profesor Douglas Ramírez, de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales de la ULA (Faces) y miembro del Instituto de Investigaciones Económicas y Sociales de la ULA (IIES), por ejemplo, se está estimando que la inflación, después de las últimas medidas del Presidente de la República, es de un 6 por ciento diario, si usted eleva 1.06 a los 360 días del año comercial y le resta 1, veremos que la tasa de inflación es terrible y además las condiciones que están en este momento urgiendo en el gobierno, no permiten ver un cambio de política económica. 

“Lo que se necesita para resolver esto y es lo que no hizo el presidente de manera ordenada, en un plan de ajuste macroeconómico, se necesita hacer una reforma monetaria, pero esta es la última medida que se hace, el presidente hizo la reforma primero y no hizo ninguna otra medida, por lo que hacer estar reforma, sin una medida anterior, es como poner un techo de una casa y no ponerle pilares, ¿Qué va a pasar?, pues la ley de la gravedad dice que el techo va a caer” indica el profesor Ramírez. 

Lo que tenía que hacer el Presidente, según propone el profesor Ramírez, es eliminar las fuentes de generación de déficit fiscal, tales como el exceso de gastos inorgánico que tiene el gobierno y que está financiando con emisión de dinero; también evaluar el conjunto de empresas en el sector público que están dando pérdidas significativas e incluso las industrias básicas que han dejado de producir, por ejemplo, en aluminio sólo quedan una o dos líneas de producción, en el caso de las refinerías la única que está produciendo gasolina es Amuay, en el tema de la generación eléctrica, tenemos un problema grave con la caída del servicio frecuentemente. 

En cuanto a las empresas deficitarias, que son parte de las fuentes del problema y que están en manos del Estado, señala el profesor Ramírez que éstas deben ser privatizadas, porque necesitan fuertes inyecciones de capital para poder ser recuperadas e incluso la misma industria petrolera, necesita alrededor de 70 mil millones de dólares, para poder recuperar la capacidad de producción que tenía hace dos años. “Los préstamos que China está haciendo con la compra entre el 10 o 15 por ciento de los activos de Petróleos de Venezuela (Pdvsa), es para poder aumentar en un millón de barriles diarios la producción, esto con el fin de ellos poder cobrar, ya que están cobrando con petróleo y la actual producción de 600 mil barriles diarios, no satisface este compromiso, por otros que ya están previamente adquiridos, tales como Petrocaribe, Cuba y el consumo interno. También se han cedido activos, por ejemplo a grupos irregulares como los que actúan en Ciudad Guayana y en Ciudad Bolívar, que han venido generando ecocidio, genocidio y una descomposición social, por lo que vemos a un país desmembrado por grupos irregulares y gente que no tiene nada que ver con inversionistas tradicionales”. 

Para finalizar, dijo el profesor Ramírez que se debe ordenar el gasto público y además hacer una reforma fiscal que permita tener ingresos ciertos y no seguir financiando inflación. La reforma tributaria se tiene que hacer con un proceso de redistribución de ingresos de los que tienen a los que no tienen, aunque a la gente no le gusta, según comenta, pero es necesario y finalmente hacer la reforma monetaria, lo que podría implicar un cambio de moneda como el que se hizo o tener un nuevo esquema monetario como la dolarización y que también es un problema de discusión. La situación del país hay que resolverla, pero como no se ha hecho, se está obteniendo lo peor con un paquetazo que está sin financiamiento. Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293