Secretaría de la ULA presentó tabla de cupos correspondiente al año 2018

De esta información hay un detalle relevante y es que la Facultad de Odontología no ofertó cupos para el año 2018 (Foto Ramón Pico)

El Consejo Universitario conoció, en su sesión de este lunes, de la solicitud de la Secretaría de la ULA, para que se apruebe la tabla de cupos correspondiente al año 2018, la cual normalmente se envía a la Opsu a finales del primer trimestre de cada año, pero dada la insistencia de esta oficina de planificación para conocer y poder ofertar los cupos a los jóvenes que quieren estudiar en la ULA, se les estará haciendo el envió antes de la fecha prevista. 

José María Andérez, secretario de la ULA, dijo con respecto a esta tabla, que a pesar de la grave situación económica, financiera y de falta de personal que viven las facultades y los núcleos, se ha hecho un esfuerzo muy importante por no disminuir la oferta matricular, no obstante que se le ha hecho ver a la Opsu hasta la saciedad que la asignación por parte de ellos es un mal mecanismo de admisión, ya que muchos de los jóvenes que vienen asignados por ese ente -a los que corresponde a un 70 por ciento de la matrícula universitaria- no vienen a inscribirse cuando son admitidos. 

“De esta información hay un detalle relevante y es que la Facultad de Odontología no ofertó cupos para el año 2018, debido a que el año pasado ellos le indicaron a la Opsu que no se podían ofertar más cupos porque esa facultad estaba saturada y tiene un retraso de dos años en la admisión de los estudiantes, pero a pesar de ello unilateralmente se les asignó no solo los 150 que son el cupo normal en un año de la carrera de Odontología, sino una cantidad mucho mayor a esa ya que la Opsu admitió 340 estudiantes, lo que hizo colapsar a esa facultad y, por supuesto, no pueden abrir cupos en el año 2018, porque las personas seleccionadas para ese año deberían ingresar a la ULA en el año 2021”, explicó el profesor Andérez.

El CU aprobó esta tabla, la cual llega a 8 mil 500 cupos más otro 10 por ciento, que de manera adicional el Consejo aprobó, para que sean destinados a aquellos jóvenes con un promedio de notas superior a los 19 puntos y que son considerados alumnos de excelente rendimiento, a los cuales no solo la universidad está en la obligación de ofrecerles un cupo, sino su inscripción de la manera más inmediata posible, todo ello configura un total de 9 mil 400 cupos que serán ofertados a la juventud venezolana que desee estudiar en la ULA.

“Se aprobó una coletilla, a sugerencia del Rector de la ULA, y es dirigirse a la Opsu para exigirles que se apeguen a la tabla que se les está entregando y así evitar problemas como los ocurridos el año pasado en las carreras de Medicina y de Odontología, ya que esas facultades no habían ofertado cupos y de todas maneras se les asignó estudiantes para ingresar a estas carreras”, resaltó el profesor Andérez.

Dijo el Secretario de la ULA que con frecuencia declara -y también lo ha dicho en reuniones con la Opsu, ya sea por vía telefónica o de manera personal- que la política matricular es una función inherente a la universidad y no a la Opsu y ni al Gobierno Nacional, ya que el tamaño matricular lo deberían decidir las universidades, ya que el gobierno no sabe, aunque a veces pretenda hacerlo, cuál es la situación de una carrera en particular, no sabe cuándo han renunciado los profesores para irse del país o cuándo se ha cerrado un laboratorio por falta de insumos y equipos. 

“Lo que debe hacer el gobierno -y no lo hace- es que, junto con las universidades, establecer canales de comunicación para que la universidades venezolanas sepan dentro de los planes de desarrollo del país, cuáles son aquellas carreras que en un futuro cercano en corto, mediano y largo plazo, deben apuntalarse de tal manera que el sistema de la educación universitaria pueda mover sus recursos y orientarlos a la producción, generación y graduación de esos profesionales. La política matricular, las carreras que se ofertan, las menciones que se ofertan y el número de estudiantes que estamos en capacidad de recibir, es una función exclusiva consagrada por ley en las instituciones de educación superior y no del gobierno. Hay carreras que están en una situación de gravedad extrema como es el caso de Medicina y Odontología. Desde hace mucho tiempo le sugerimos a la Opsu la posibilidad de aumentar los cupos en estas carreras, pero para ello esta oficina debería otórgale a la universidad recursos adicionales para contratación de personal en las básicas de esas carreras y para mejorar el uso de los laboratorios y los reactivos que se necesitan. Hasta ahora, después de tantas reuniones y de mucho hablar, ya que esto data desde el año 2009 aproximadamente, no hemos obtenido ninguna respuesta seria del gobierno nacional”, dijo finalmente el profesor Andérez. Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293

Categorías: