Egresado ULA: “Emigrar no significa tener un nulo sentido de Patriotismo y de Pertenencia”


Alfonso Mogollon, destacó que la inseguridad y los problemas económicos han sido parte de las razones por las cuales se a dado el fenómeno de emigración en Venezuela. (Fotografía: Maria Virginia Vivas Salinas)

La inseguridad, los problemas económicos  --tales como-- inflación y desempleo, así como el hecho de no visualizar un futuro promisorio, son algunas de las principales razones que han hecho a los venezolanos buscar oportunidades de vida en otros Países. Sin duda, se ha agudizado aún más en este 2016 este fenómeno que hasta ahora no se había presentado en Venezuela, pues no estaba registrado como un país migratorio, todo lo contrario, siempre fue receptor de inmigración, lleno de oportunidades y de futuro. Empero, las crisis han hecho que los venezolanos comiencen a buscar mejor calidad de vida en otras latitudes.

Las Universidades y sus profesionales no escapan a esta realidad, donde se evidencia un grave fenómeno de fuga de talento capacitado. Alfonso Mogollón, egresado de la Universidad de Los Andes Núcleo Universitario “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez”-Táchira como licenciado en Administración, quien en otrora fuera Representante Estudiantil ante el Consejo de Núcleo durante dos periodos vicerrectorales, dijo que debido al impacto y consecuencias que ha tenido para la Nación, se ha querido reseñar su vivencia como integrante de la gran familia ulandina.

Destaca Mogollón que “cuando egresamos no dejamos de vincularnos con nuestra Alma Mater, la casa que junto con nuestra familia nos llevó de la mano en el proceso de formación. Es por ello, que hemos querido manifestar nuestro rechazo a este infortunado abanico de medidas que han llevado al país y a las universidades a vivir una crisis de niveles insospechados.

Agrega que su historia es tan sólo la historia de muchos profesionales que han tenido que dejar su nación emigrando hacia otras latitudes por un futuro mejor, “al ser víctima del deterioro en el cual nos ha sumergido el Gobierno Nacional, debido a la implementación de políticas nefastas que han arropado a los diversos sectores de la sociedad, no escapando de esta triste realidad las universidades”.

Indica Mogollón, que actualmente pareciera imprecisas las cifras oficiales que contabilizan el fenómeno de fuga de talento que ha afectado la economía venezolana durante los últimos años; empero, los motivos son amplios como las situaciones económicas y políticas inestables. “Para nadie es un secreto que en Venezuela las Universidades están deprimidas y las ofertas de trabajo son muy deficientes, tal es el caso, de que las oportunidades profesionales para los universitarios son prácticamente inexistentes”.

Tan es así que, una de las áreas fundamentales para la proyección universitaria como es la investigación se ha hecho cuesta arriba en Venezuela. Lastimosamente factores políticos juegan un papel muy importante “últimamente, son muchos los Becarios en el extranjero que han tenido que regresar al País por no poder cumplir con el objetivo académico, debido a que no es posible acceder a las divisas necesarias para el desarrollo de las actividades académicas”.

Es lamentable, de acuerdo con lo expuesto por Mogollón, que en Venezuela se haya mermado el valor de quienes se forman académicamente. De hecho, “para nadie es un secreto que el Gobierno Nacional ha establecido políticas a partir de las cuales se interfiere con el desarrollo de las universidades con la no asignación de recursos financieros a los fines de poder cumplir con la honrosa misión de crear, asimilar, enseñar y difundir el saber científico, tecnológico y humanístico, mediante investigación, desarrollo, innovación, docencia y extensión para formar profesionales que coadyuven en el desarrollo y progreso de la Nación. De esta manera, se deja de lado el precepto de que la mejor inversión que se puede hacer para el progreso de los pueblos es invertir en educación”.

Dice Mogollón que como universitario y egresado de la ilustre Universidad de Los Andes,  lamenta ver el franco deterioro al cual han sumergido a las Universidades, instituciones que están a punto de un cierre técnico, porque los recursos asignados ni siquiera alcanzan para poder adquirir el mínimo de insumos fundamentales para su funcionamiento, lo cual, ha sido motivo para que muchos tanto a lo interno como a lo externo de las universidades, busquen nuevos horizontes, no por una nulo sentido de patriotismo o de pertenencia para con el País y la Universidad, “sino porque sencillamente son cada vez menos las oportunidades de desarrollo y de seguridad con las cuales se cuenta en nuestra querida Venezuela, nos vemos en la obligación de abandonar nuestras referencias afectivas, todo porque nos imponen un modelo político que está divorciado del concepto de desarrollo, y progreso y de calidad de vida. (Prensa Vicerrectorado/ Ana María Zambrano/CNP.11.277)

Categorías: