Profesor Alfonso Sánchez: “Presupuesto deficitario asfixia a las universidades venezolanas”

Profesor Alfonso Sánchez, Vicerrector-Decano de la ULA-Táchira Profesor Alfonso Sánchez, Vicerrector-Decano de la ULA-Táchira (Fotografía: María Virginia Vivas Salinas)

Aun cuando en un País se debe partir  de la premisa de que la educación es la mejor inversión que se puede hacer a los fines de formar recursos humanos  con quienes se desarrollen proyectos que eleven la calidad de vida de las comunidades, a juicio del profesor Alfonso Sánchez, Vicerrector-Decano de la Universidad de Los Andes Núcleo Universitario “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez”-Táchira, lamentablemente en Venezuela es otro el escenario, toda vez que, en los últimos siete años, se evidencia el cerco económico, financiero y presupuestario que ha conllevado a la asfixia de las instituciones educativas.

Indicó el Profesor que para el año 2015, lamentablemente el escenario no será nada positivo en esta materia presupuestaria y financiera; de hecho, lo calificó como más grave aun que en periodos anteriores, en el entendido de que del cien (100%) por ciento del presupuesto solicitado, tan sólo aprobaron el treinta y siete (37%) por ciento, afectando incluso el pago de los sueldos y salarios del personal docente y administrativo de la universidad.

En ese sentido, detalló el Profesor que ese presupuesto asignado deberá ser distribuido en las diferentes partidas que se requiere para el desarrollo de las actividades, es decir, docencia, investigación, extensión, cultural, servicio comunitario y gestión; y de acuerdo con la proyección realizada tan sólo se podrá cubrir hasta el octavo mes del 2015; es decir, se tienen recursos para cancelar durante ocho meses el sueldo y salario a los Profesores y al  Personal Administrativo, Técnico y Obrero. Pero el abanico de problemas se amplía, ya que con estos recursos se podrá dar respuesta únicamente a seis meses correspondientes al pago del bono de alimentación  y a  los gastos de funcionamiento de comedor.

Ante el referido escenario, el profesor Alfonso Sánchez, dijo que se evidencia que para este 2015 el Gobierno Nacional continúa con la misma metodología, asignar a las universidades un presupuesto deficitario, reducido, reconducido. Metodología que por demás es errada y perjudica el normal funcionamiento de la institución, lo cual se traduce, en el detrimento de la honrosa misión de llevar adelante la docencia, investigación, cultura, extensión, deporte, servicio comunitario, y gestión universitaria.

ULA-Táchira, una de las Universidades afectadas por el recorte presupuestario. (Fotografía: María Virginia Vivas) ULA-Táchira, una de las Universidades afectadas por el recorte presupuestario. (Fotografía: María Virginia Vivas Salinas)

Igualmente, rechazó el hecho que dentro de la estrategia implementada por el Ejecutivo Nacional, ahora se asignan recursos vía crédito adicional, aun cuando los requerimientos presupuestarios que se presentan ante ellos se hacen sobre la base de necesidades reales. En esa línea explicó el profesor Alfonso Sánchez que “debemos decir, por ejemplo, que hasta el año pasado (2013) que es el que estamos ejecutando en este 2014, hemos tenido algunos problemas que solventar en el transcurso del mismo. Por ejemplo, este año para el último cuatrimestre, no tenemos los recursos para resolver la problemática en cuanto a la materia del transporte y el comedor estudiantil, con lo cual debemos acudir a un crédito adicional”.

Respecto a la preocupación que se ha dado en la opinión pública sobre un posible cierre técnico de las universidades ante el escenario presupuestario del 2015, para el profesor Alfonso Sánchez, lamentablemente “se trata de dos  palabras que las utilicé hace exactamente siete años cuando se avizoró que se aplicaría este metodología de asignarnos recursos menguados, los cuales realmente no alcanzaban. Para este 2015, se afianza aún más ese escenario de un posible cierre técnico, porque en esta oportunidad por primera vez en la historia de la universidad venezolana, no contamos el dinero que garanticen cancelar los salarios de todo el recurso humano que trabajan en la institución. La solución y alternativa para evitarlo,  la tiene el Gobierno Nacional, a quienes desde este espacio los invito a reflexionar sobre la necesidad de dar una respuesta oportuna a este problema, a los fines de que  podamos seguir cumpliendo con la misión y responsabilidad social de formar al recurso humano de nuestro país.

Respecto a las manifestaciones y medidas de rechazo que se han dado a partir de este escenario, dijo el profesor Alfonso Sánchez, que se trata de pronunciamientos y medidas implementadas en el marco de lo Establecido en la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. “Se precisa que las comunidades sepan de esta situación tan grave y se pronuncien, pues las universidades son los espacios académicos donde sus hijos se forman como profesionales al servicio de la Patria”.

De no darse una respuesta oportuna a este escenario por parte del Ejecutivo Nacional, se vislumbra para este 2015 que “entraremos en un tedioso y largo proceso de solicitar créditos adicionales, es decir, una vez que finalice la ejecución de  las asignaciones que tenemos, es que se podrá iniciar el trámite burocrático para la solicitud y asignación del dinero que permita hacer frente a una necesidad. Por ejemplo, si los recursos alcanzan hasta el mes de agosto (8 meses), el proceso para obtener nuevos recursos no es expedito, es lento y burocrático, porque hay que consignar una serie de recaudos  que complican que podamos contar con la asignación. De igual forma, pasará con el salario de los profesores y personal administrativo. Puesto que estos recursos adicionales son procesos administrativo lentos y engorrosos”, detalló el profesor Alfonso Sánchez.

Finalizó su exposición el Profesor indicando que se precisa una sincera asignación de las Partidas Presupuestarias, toda vez que, cuando se  planifica  y se consignan los requerimientos se hace sobre necesidades claras, reales y precisas.

 Puntualizó el profesor que “en todo caso el Gobierno lo que tiene es que exigirnos cuentas, las cuales siempre entregamos, vale decir, a través de  Auditoría Interna, Auditoría de la Contraloría General de la República, auditoría de cualquier nivel; nosotros cumplimos con esas etapas, entonces vale la pena preguntarnos por qué si pedimos unos recursos para satisfacer las necesidades inmediatas que tenemos no se nos entrega  ni siquiera la mitad,  el año pasado se nos dio el cincuenta y un (51%) por ciento, este año el treinta y siete (37%) por ciento ,  y para el 2016  cuánto va a ser, o  lo que quieren es ahogar las universidades. Particularmente tengo que decirlo con toda responsabilidad mi preocupación, primero como Autoridad Universitaria y Docente, el gobierno busca ahogar a las universidades; aun cuando desde este espacio cumplimos con la honrosa misión y responsabilidad social de formar al recurso humano del país”. (Prensa Vicerrectorado/Ana María Zambrano/CNP11277)