Responsable de detener violencia contra la ULA y sus trabajadores nunca apareció

Unidades adscritas a la Facultad de Medicina fueron incendiadas por los grupos paraestatales.

La tragedia y la violencia contra la Universidad venezolana vuelve a ser tema reiterado en un país en el que se acosa a quienes ejercen el derecho a la protesta, pero se protege a quienes infringen daños a personas y bienes.  

Si, al revés, así es como el gobierno enfoca la realidad de una Venezuela que se desmorona, que pide salidas democráticas, las cuales el Ejecutivo niega ya que aspira a mantenerse a como dé lugar.  Los hechos suscitados en la ciudad de Mérida este miércoles 18 de mayo de 2016, obligaron la realización de un Consejo Universitario Extraordinario. Una nutrida asamblea del Comando Intergremial de la Universidad de Los Andes y la dirigencia estudiantil, que entusiasmó para la protesta pacífica en céntricas calles de la ciudad de Mérida por un salario digno, resultó en un bestial ataque por parte de la GNB, la Policía de Mérida y los colectivos armados. 

Heridos, daños a vehículos y estructura física de la Facultad de Medicina fue el saldo de una intensa refriega que se prolongó desde mediados de la mañana hasta altas horas de la tarde.

Uno de los trabajadores universitarios que fue agredido por funcionarios policiales. 

En el Consejo Universitario, las deliberaciones las inició el rector Mario Bonucci, brindando detalles de la información que compiló a lo largo del día. Expuso que hizo llamadas al Gobernador de Mérida, solicitándole que actuara contra estos grupos colectivos armados que perpetraban delictivos de distinta índole en la Facultad de Medicina, llamadas que no fueron respondidas. 

Ante tales hechos violentos, el Rector decide suspender las actividades administrativas y docentes de este miércoles. Muchas de las personas que fueron objeto de agresiones y estuvieron presente en el desarrollo de estos hechos, pudieron exponer lo vivido.

La Dirección de Vigilancia, Bomberos ULA, dirigencia gremial y estudiantil también sumaron evidencias con respecto a estos actos de violencia y amedrentamiento. Igualmente el Observatorio de Derechos Humanos de la ULA reportó unos 50 heridos por diferentes causas tras la represión y ataque, incluyendo a un representante de este cuerpo, quien asistió a una de las víctimas.

En la tarde los universitarios se acercaron a la Gobernación de Mérida de manera pacífica pero fueron reprimidos nuevamente.

En el decurso de la valoración de los hechos, mientras el presidente Maduro estaba en cadena y el Gobernador de Mérida aún no aparecía, un grupo de encapuchados y motorizados atacaron con piedras el recinto universitario. Los miembros del CU, vista la situación de amenaza, concretaron una serie de decisiones entre las que más destaca la suspensión de las actividades académicas y administrativas para este jueves 19 y viernes 20 de mayo en el Núcleo de Mérida.

La incomprensible actitud de omisión e inacción del Gobernador Alexis Ramírez, ante la responsabilidad que le corresponde, llevó a que se le declarara, por parte del CU, como persona no grata. Finalmente, los miembros de este Consejo, por recomendaciones de la Coordinación de Vigilancia y el Cuerpo de Bomberos, accedieron a salir del Rectorado, dadas las amenazas de las que eran objeto.