Precuota presupuestaria aprobada bajo protesta solo genera más crisis en la ULA

La precuota presupuestaria del 2016 asignada por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), también movilizó durante dos días (miércoles 22 y jueves 23)  de este mes de septiembre de 2015, las discusiones del Consejo Universitario de la Universidad de Los Andes (ULA).

En primer término, y de acuerdo con el rector ULA, Mario Bonucci, la negación del presupuesto generaría una actitud de parte del gobierno que implicaría la reconducción de estos recursos los cuales posiblemente serían entregados para los meses de mayo, junio y julio y agosto. Esto significaría que para los primeros meses no habría recursos y se generaría la demora para el resto de los meses siguientes con la solicitud de modificación presupuestaria.

Tras una larga discusión, signada por el carácter democrático del encuentro y el disenso  de ideas y posturas, se logró aceptar como válidas un cúmulo de propuestas, asidas a la decisión de mayor peso.

En este sentido, se aprobó, bajo protesta, el proyecto de distribución de la precuota presupuestaria presentada al Consejo Universitario, por la Dirección de Programación y Presupuesto de la Universidad de Los Andes  con 11 votos a favor y 7 salvados de un total de 18 miembros presentes. Restaron 9 votos de consejeros que no hicieron presencia por diversas causas expuestas al CU.

La redacción y publicación de un remitido,  explicaría a la ciudadanía el origen y las consecuencias de un presupuesto tan pequeño y sus efectos en las bases de funcionamiento y rol académico e investigativo de la universidad.

En este sentido, se aprobó también una campaña mediática en la región de los Andes, Venezuela y el mundo  para informar  sobre esta realidad.

Igualmente, el CU debe dirigirse al Consejo Nacional de Universidades para pedirle explicación sobre la precuota asignada que viola el artículo 20, numeral 7 de la Ley de Universidades que especifica el rol del exclusivo del CNU en esta discusión y decisión.  

Pírrica

Por su parte Víctor Molina, director de Programación y Presupuesto de la ULA, significó que el trabajo para equilibrar la precuota fue arduo pues tiene hasta este viernes 24 de septiembre, a la 12 de la noche, para cargar dicho proyecto en el sistema. La pírrica suma, tal y como la caracterizó, serviría para pagar 4 meses de salario, 4 meses de bono vacacional, y 4 meses de bonos de pensiones. Lo grave es que tiene un ínfima asignación para el funcionamiento de las facultades. Lo complicado está en las providencias estudiantiles, comedor y transporte que aspirar el ingresos de los recursos pues de lo contrario podría decretarse un cierre técnico de la ULA.

Finalmente el rector Mario Bonucci expresó su preocupación ante este panorama, señalando que la ULA presentó un anteproyecto de presupuesto para 2016 por una cantidad de Bs. 12.099.771.579, sin embargo, la cuota asignada es Bs. 3.548.677.943, lo que representa apenas un 29, 63 por ciento de lo solicitado.