Movimientos estudiantiles exigieron punto de información a las autoridades ULA

En los próximos días los estudiantes sostendrán una reunión tipo comité político estudiantil a fin de definir acciones en las que esperan la participación activa de la Intergremial Universitaria (Fotografía: R. Pico)

** La reunión se realizó en el Salón de Sesiones del Consejo Universitario, espacio emblemático de la institución que abrió sus puertas para recibir a dirigentes y representantes de 14 movimientos estudiantiles

Catorce movimientos estudiantiles que hacen vida dentro de la Universidad de Los Andes sostuvieron una reunión con las autoridades universitarias a quienes solicitaron información actualizada y detallada respecto al funcionamiento administrativo y académico de la máxima casa de estudios superiores, toda vez que los estudiantes han visto afectadas sus actividades dentro de cada una de las facultades donde cursan sus estudios.

El encuentro entre autoridades y estudiantes se realizó en el Salón de Sesiones del Consejo Universitario de la ULA, donde los bachilleres fueron recibidos por el rector Mario Bonucci Rossini; el secretario, José María Andérez; y el vicerrector administrativo, Manuel Aranguren. Cada una de las autoridades expuso la situación de la institución en el área correspondiente, destacando la falta de recursos económicos como principal factor que afecta el normal funcionamiento de la institución.

El bachiller Jorge Arellano, presidente de la Federación de Centros Universitarios de la ULA, al salir del encuentro dijo que la reunión se celebró por iniciativa los factores democráticos de la universidad para conocer, de primera mano, cuál es la realidad que enfrentan los estudiantes ante lo que consideran un posible cierre técnico de la universidad. 

“Nos hemos apersonado para buscar una salida, en consenso, entre los factores estudiantiles, frente a la crisis que enfrenta la Universidad de Los Andes, por eso hemos venido a conocer cuál es la realidad que vivimos para ser llevada hasta las facultades, mediante asambleas, y así informar a los estudiantes y a la comunidad universitaria la triste realidad que atravesamos”, dijo Arellano.

Agregó el presidente de la FCU ULA, que tras la reunión se generaron expectativas por la información aportada, pese a que gran parte ya era conocida por los estudiantes, sin embargo, requerían concretar datos que fueron aportados por las autoridades. “Queremos saber aún más, por eso los diferentes movimientos nos hemos concentrado en un Frente de la Defensa de la Universidad que concentra a los grupos universitarios y así, entre todos, buscar solución a la actual crisis”, dijo Arellano.

Por su parte, el profesor Mario Bonucci Rossini, rector de la Universidad de Los Andes, calificó la reunión como un acontecimiento extraordinario por la oportunidad de recibir a 14 representantes de movimientos estudiantiles quienes solicitaron sentarse a dialogar con el equipo rectoral. “La motivación estudiantil parte de la necesidad de conocer cuál es la realidad actual de la Universidad de Los Andes, nos encontramos en un cierre técnico o en una paralización de actividades. ¿Qué es lo que está pasando? Es la pregunta constante de los estudiantes, por eso, tuvimos la oportunidad de compartir y expresar cuál es la problemática que será discutida en el próximo Consejo Universitario, instancia que tomará la palabra a los jóvenes integrantes de los movimientos estudiantiles”.

Indicó el rector Bonucci que a la reunión asistieron los dirigentes y representantes del Movimiento 13, Liberación 23, Movimiento 20, MDC, Ideas, Equipo 10, 100%, DAU, DCU. Miula, Movimiento 28, Movimiento 28 de Septiembre y La U, quienes estarán presentes en el próximo Consejo Universitario al cual también invitarán a participar a los gremios de trabajadores de la ULA, a fin de poder reflexionar sobre lo que significa tener una universidad sin recursos. “Vale la pena que se llame Universidad. Entender que la Universidad es el principal factor de desarrollo social y de progreso del país. Espero que entre todos podamos discutir el tema país, qué podemos hacer nosotros para cambiar el rumbo de un país que se nos cae”, precisó.

Para finalizar, expresó Bonucci Rossini que la postura de las autoridades universitarias es mantener la universidad abierta a como dé lugar y cueste lo que cueste, pero tomando en cuenta que todo tiene un límite. “Esta Universidad de puertas abiertas tiene que estar de esa manera para poder luchar por un mejor presupuesto, por eso en el próximo Consejo Universitario vamos a escuchar a los decanos para conocer, de primera mano, hasta dónde podemos llegar y cuáles son esas ideas creativas para mantener la puerta abierta pero luchando por un mejor presupuesto, porque Universidad sin calidad no merece llamarse Universidad”. (Yasmira Carrasquero. CNP 12405. Prensa ULA)