CU: Actividad no presencial afrontó nuevo diagnóstico

La actividad docente no presencial tuvo una nueva jornada de seguimiento por parte de la Universidad de Los Andes, mediante el reciente Consejo Universitario virtual (CU) realizado este 5 de abril de 2021.

Lo que en principio estaba pautado como una nueva sesión presencial en el Aula Magna con las medidas de bioseguridad de rigor por la pandemia, tornó a la conectividad online a razón de la extensión de la cuarentena radical debido a los datos de aumento vertiginoso de casos Covid-19.

En este sentido, habida cuenta de lo planteado en el informe de la Coordinación de la Comisión Covid-19,  el CU votó de manera favorable el pronunciamiento por parte del Consejo  Universitario, dada la realidad de desasistencia presupuestaria para cubrir el gasto de equipamiento al personal y mantenimiento preventivo de espacios universitarios, así como los riesgo y recomendaciones a afrontar y sustentar las actividades no presenciales. Es de destacar que ya la Asociación Venezolana de Rectores Universitarios (Averu) se pronunció al respecto. 

La Comisión redactora de este remitido quedó integrada por los profesores José Andrés Mendoza (Coordinador), el Decano de Medicina, Decana de Farmacia y Bioanálisis y el Decano de Odontología. 

Los espacios de la Universidad requieren adecuarse a las condiciones expuestas por la Comisión Covid-ULA acerca de la señalética, y normas de uso de espacios comunes. También, se activará la capacitación a los trabajadores de vigilancia y aseo en las formas adecuadas para protegerse y proteger al usuario de las instalaciones. El CU reconoce que, sin estas adecuaciones, difícilmente se puede iniciar la fase semi-presencial, aunque disminuyan los contagios. 

Para esta actividad se propone asignar a la Dirección de Medios y a la Oficina de Imagen Institucional el diseño de la señalética y a la Dirección de Seguridad e Higiene en el Trabajo, junto con Ceidis para el diseño del curso.

Dada esta realidad emergente, la Universidad de Los Andes debe iniciará el proceso de formulación de una política institucional de la educación no presencial, y su fortalecimiento, a través de un ente rector, a modo de ofrecer en el futuro post-pandemia carreras en modalidad no presencial.  Para estos efectos se votó la constitución de una Comisión de trabajo que coordinará el rector, junto a la  Comisión de Seguimiento y Monitoreo, Secretario y la Decana de Humanidades y Educación.

Ocre y la Ofae y procedimientos

Otra decisión emanada fue la instar a que la Comisión designada por este CU,  sobre los procesos que realizan la Oficina Central de Registro Estudiantil (OCRE) y Oficina de Admisión Estudiantil (OFAE) presente en un plazo no mayor de 15 días (calendario) un informe sobre los procedimientos para inscripción de nuevos ingresos, reincorporaciones, recuperación de cupo, cambios de opción, entre otros. 

Igualmente se planteó la exhortación con carácter de urgencia al Núcleo Universitario del Táchira a que designe su representante ante la Comisión de Seguimiento y que presente informe sobre el desarrollo de las actividades docentes no-presenciales. Para estos efectos, dispondrá de un lapso de 15 días (calendario) para remitir la información al CU.

¿Modalidad presencial?

Visto que a corto plazo no se visualiza el reinicio en la modalidad presencial, que debería estar supeditada a etapa de menores contagios,  el CU aprobó seguir la  planificación de los periodos especiales para la docencia de pregrado no-presencial. Dado que ya hay una experiencia, se sugiere perfeccionar las programaciones que implicaría disminuir tiempos,  aumentar número de asignaturas a inscribir, entre otros.

Igualmente, la membresía exhortó a las Facultades y carreras que no han iniciado actividades docentes de pregrado no-presenciales a que lo hagan. Vale destacar que ya un buen número de Facultades y Escuelas han transitado este camino y pueden ayudar a quienes no lo han hecho. 

Se decidió al respecto que la Comisión de Seguimiento se reúna con cada Director de Escuela o Decano, si es el caso, para que luego de un análisis detallado puedan hacerse propuestas concretas para este inicio de actividades no-presenciales 

Se propuso con visto bueno que las Facultades y Núcleos brinden oportunidades de cambios de opción de carrera a los estudiantes, cambio de núcleo,  movilidad estudiantil nacional e internacional, programa de formación interdisciplinaria, apoyo entre facultades (por ejemplo: Ciencias a Ingeniería) pasantías y prácticas profesionales a los estudiantes cuyas carreras no abran, respetando las normativas correspondientes,  y si es necesario, se podría modificar alguna. Al respecto, el CU esperará propuestas. 

Conectividad y tecnología

La discusión virtual, finalmente cerró decisiones favorables con la designación de una comisión integrada por DTES, DSIA, PLANDES (Coordina) y CEIDIS para que elaboren y apliquen una encuesta que permita diagnosticar el estado actual de la capacidad tecnológica que tenemos para hacer educación no-presencial y e investigación. 

El rector de la ULA, Mario Bonucci, significó la esencia de reconocer el diagnóstico que atraviesa la  universidad como un instrumento permita levantar el inventario de necesidades, indicando costos o precios en divisas o en Petros. 

Debe contemplarse la infraestructura o dotación necesaria para la conectividad. Con este informe se solicitarán recursos al Ministerio de Educación Universitaria y a otros organismos.  También será fundamento para responder a las reiteradas declaraciones del Ministerio de Educación Universitaria que hace alarde de exitoso que es el plan Universidad en Casa, cuando la realidad es que hasta el día de hoy no ha ingresado ni un Bolívar del presupuesto 2021 para mantenimiento, gastos de funcionamiento, dotación y equipamiento.

 

Categorías: