ULA-Nurr suma esfuerzos por la prosecución académica

 


 

 

La prosecución académica continúa siendo una prioridad en el  Núcleo Rafael Rangel (Nurr) de la Universidad de Los Andes (ULA).

 

En conocimiento de que “la situación no es fácil, es delicada, tenemos fe en Dios que poco a poco saldremos adelante, siempre nos mantendremos en pie de lucha”, tal y como lo refiere ante el panorama actual, la profesora Francys Mendoza, coordinadora académica.

 

Por la pandemia de la Covid-19, la institución diseñó una serie de estrategias y lineamientos para responder, en la medida de sus posibilidades, a los temas formativos, incluso se espera una próxima sesión virtual del Consejo de Núcleo, en  la cual se discutirá el más reciente  informe entregado y realizado con el trabajo de los jefes de departamentos, aunado a las respectivas coordinaciones de área.

 

Bosquejo académico

 

Desde finales de octubre la universidad activó un régimen especial no presencial de las actividades académicas. En el caso del Nurr participaron las carreras semestrales, enmarcadas en el B-2019 junto al año lectivo de Derecho U-2019, “habiendo a la última semana de enero 2021 ya muchos profesores cargado las notas de sus estudiantes y se ha procedido a efectuar validaciones”, señala.

 

A lo anterior agrega que “los períodos abiertos estaban culminando y solo faltaban ciertos temas y evaluaciones, aunque también hay casos de cursos que no avanzaron significativamente, pues se presentaron situaciones especiales como falta de reactivos o problemas de otra índole”.

 

La coordinadora académica reconoce que “el Consejo de Núcleo ya había tomado ciertas decisiones que no se pudieron llevar a cabo al 100 por ciento debido a la posición de algunos profesores, la cual respeto, pero no comparto”.

 

No obstante, “existe un conjunto de unidades curriculares que no lograrán ser terminadas, pues sus contenidos no pueden ser impartidos en forma no presencial o los estudiantes y/o profesores no finiquitan por falta de recursos tecnológicos (equipos, servicio de internet, entre otros)”.

 

Mendoza es enfática en precisar que: “todos los casos deben ser analizados de manera individual porque se trata de afectar lo menos posible a los estudiantes, tanto en la calidad de aprendizaje como en su derecho a la educación, y, por supuesto, considerar igualmente la posición de los profesores”.

 

Matriculaciones e inscripciones

 

En cuanto a los procesos propios de los alumnos nuevo ingreso y matriculaciones, dijo que el Consejo Universitario (CU) de la ULA creó comisiones destinadas a evaluar la situación y alternativas en su cumplimiento en cada Núcleo y Facultad.

 

Mientras que en relación a las inscripciones sobre nuevos períodos especiales, según los lineamientos aprobados por el CU, son planificados los mismos, sin embargo va a “depender de la disponibilidad del personal docente y muchos de ellos alegan, siendo la triste realidad, que no existen condiciones para impartir clases no presenciales o a distancia”. PRENSA ULA-NURR / Gilcely Linares (CNP 15.221) / Foto: Carlos Cegarra