La diferencia entre profesionales está en saber y aprender a comunicar


Fernando Ramírez, exprofesor de la Escuela de Enfermería y ahora coaching en Programación Neurolingüística, habló sobre la importancia que tiene la comunicación efectiva en el área profesional. En relación con ello, dijo que cuando hay igualdad del conocimiento, el punto de diferenciación es la comunicación, dado que hoy en día todas las personas tienen acceso a la información a través de las redes sociales y de los diferentes portales web, lo cual hace que las personas adquieran más conocimiento. Sin embargo lo que hace la diferencia es saber y aprender a comunicarse, porque los seres humanos no saben realmente cómo comunicarse como seres individuales, es decir desde su interior.

Resaltó igualmente Ramírez, que la comunicación inteligente permite formar una nueva cultura de comunicadores pero lo fundamental es que cada individuo se manifieste desde el ser. “Si no hay una transformación interna nunca va existir un mensaje seguro y positivo. Los seres humanos, por lo general, crecen con complejos y parámetros que suelen convertirse en su marca personal y no caen en cuentan que conviene reflexionar sobre cambiar para mejorar como personas”, dijo.

Agregó que actualmente la comunicación no debe ser ofensiva pero sí debe ser una comunicación contundente y veraz. Una comunicación efectiva debe intentar construir el ser de otras personas.

Del mismo modo indicó que la asertividad comunicativa es el equilibrio entre lo amable y pasivo con lo contundente y agresivo. Una persona puede ser contundente pero no agresivo y amable pero no pasivo.

Finalmente destacó las tres claves para lograr una comunicación asertiva: La primera es el crecimiento personal, dado que la comunicación es la expresión de lo que está en el corazón y la mente; en segundo lugar el equilibrio entre lo contundente y la agresividad, porque una comunicación debe ser basada en la veracidad de los hechos pero nunca debe hacer sentir mal a otras personas, y en tercer lugar lo indicado es cambiar los NO por los SÍ. Un ejemplo sencillo es cuando se habla con un niño para decirle: tú si eres desordenado, deberías arreglar el cuarto. Lo opuesto e indicado es la comunicación inteligente: si tú arreglas el cuarto se verá mejor. De esa manera se sentirá mejor el niño y además crecerá más sano y saludable emocionalmente. La comunicación no debe afianzar lo negativo sino al contrario debe afirmar aptitudes positivas en los seres humanos.

Para ponerse en contacto con Fernando Ramírez, pueden hacerlo a través del contacto telefónico: 0414-755.17.47; correo electrónico: elevatedevida@gmail.com; Facebook: Coach Fernando Ramírez o Instagram: @coach_fernanramirez.

Categorías: