José María Andérez: “La universidad tiene la obligación de garantizar la seguridad de los universitarios”

 

Esperamos que se solucione pronto la dificultad que hay para poder abrir estas instalaciones (Foto Prensa ULA)

El día miércoles de la semana pasada, en horas de la tarde, fue robado un vehículo de las instalaciones de la Oficina Central de Registros Estudiantiles (Ocre), lugar que, se supone, cuenta con el personal de vigilancia necesario para evitar estas situaciones, lo cual generó una gran molestia en la comunidad universitaria de esa zona, que comprende a Ocre, Daes, Programa Fray Juan Ramos de Lora e Intercambio Científico, ya que no es posible que se suscite un hecho como este, más aún cuando la vigilancia debería haber estado actuando.

“Esto ha traído como consecuencia, que, como una medida de protesta y hasta que el director de Vigilancia no se presentara en estas instalaciones a atender a nuestros trabajadores y escuche sus planteamientos, de manera unánime, decidieron cerrar las instalaciones y suspender la atención al público. Esto genera malestar en la comunidad y atrasos en los procesos de admisión e inscripción. Como Secretario entiendo y me solidarizo con los trabajadores, en termino de que deberíamos ser más eficientes y mejorar la situación de nuestra vigilancia, pero por otro lado siempre abogo porque nuestras oficinas estén abiertas para darle al público la mejor atención posible”, manifestó José María Andérez, secretario de la ULA.

En el día de ayer el profesor Andérez se reunió con el personal de estas dependencias a las 9 de la mañana, para escuchar sus peticiones y propuestas, pues está consciente que un hecho como el ocurrido causa molestia y más en un sitio en el que se debe garantizar el resguardo de los bienes y seguridad de los trabajadores. 

“Hasta dónde es y no es responsabilidad de la ULA, la universidad tiene la obligación de hacer los mejores esfuerzos para garantizar la vida de sus trabajadores, que no les roben sus bienes, así como un ambiente de trabajo digno. La verdad es que no estamos cumpliendo con eso, ya que a nivel de vigilancia hay una serie de problemas profundos que han venido exacerbándose en el tiempo y cada vez hay más robos y hurtos, en ocasiones dañando el patrimonio de la universidad, por lo que el cuerpo de vigilancia parece que no puede lidiar con esta realidad”, expresó el profesor Andérez. 

Este miércoles, en horas de la mañana, el Secretario de la ULA conversó con el director de Vigilancia, por lo que esperan que lleguen a acuerdos con el personal de esta dependencia y escuchen sus planteamientos y haya mejoras, así como mayor presencia de vigilancia, con patrullaje permanente y estén más pendiente de las instalaciones y de las personas que allí laboran.

“Esperamos que se solucione pronto la dificultad que hay para poder abrir estas instalaciones y no sigan ocurriendo estas situaciones en el futuro. Hasta el día de hoy en la mañana, aún permanecían cerradas y nuestros trabajadores están dispuestos a volver a las actividades, pero tiene que haber un compromiso para que las cosas mejoren y paren los robos, y en ese sentido la universidad tiene que dar todo su apoyo a los trabajadores para que se sientan seguros en sus ambientes de trabajo”, dijo finalmente el profesor Andérez. Golfredo Lobo / Prensa ULA / CNP 14.293