Vicerrector-Decano vislumbra cierre técnico de la ULA-Táchira ante insuficiencia de recursos

Profesor Alfonso Sánchez, explicó la grave situación por la cual está atravesando la ULA-Táchira por la falta de insumos (Fotografía: María Virginia Vivas Salinas)

 

La educación es un factor que influye de manera sustancial en el avance y progreso de personas y sociedades; de hecho, es uno de los elementos para alcanzar mejores niveles de bienestar social y de crecimiento económico. Tan es así, que en las economías modernas la educación se ha convertido en uno de los elementos más importantes de la producción y las sociedades que más han avanzado, en las referidas áreas, han logrado cimentar su progreso en el conocimiento. No obstante, para el profesor Alfonso Sánchez, vicerrector-decano de la Universidad de Los Andes Núcleo Universitario “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez”-Táchira, en Venezuela, parece que se difiere de este principio, al no ser considerada la educación, por el  Ejecutivo Nacional, como una inversión productiva y estratégica  en lo económico, y prioritaria en lo social.

Asegura el Vicerrector-Decano que, lamentablemente, el desinterés en invertir en educación por parte del Ejecutivo Nacional se evidencia en las erradas políticas implementadas durante los últimos años para el sector universitario. “Específicamente, desde el año 2007, se ha asignado un presupuesto reducido, reconducido y deficitario; con el agravante de que, a consecuencia de la galopante inflación, los recursos asignados son insuficientes, toda vez que se ha experimentado un crecimiento acelerado en los costos de los productos y rubros que permiten el funcionamiento de la casa de estudios superiores”.

La crisis universitaria dificulta el cumplimiento de trámites administrativos tales como emisión de constancias, notas, entre otros (Fotografía: María Virginia Vivas Salinas).

 

Es así como, para el profesor Sánchez, se vulnera la autonomía de la Universidad, contemplada en el artículo 109 de la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela. En consecuencia, todas las instituciones educativas públicas y autónomas del país sufren una grave crisis presupuestaria, que amenaza con producir un cierre técnico.

Dijo que, en el caso concreto del Núcleo Universitario del Táchira, el escenario es bastante desalentador, pues no hay recursos financieros para cumplir con el abanico de funciones que se llevan a cabo en la institución. “Se imposibilita la reposición de cargos de profesores y de personal ATO, el mejoramiento en la infraestructura de servicios (bibliotecas, comedor, nuevas unidades de transporte, aulas de clases); se limita el desarrollo docente, académico y administrativo de nuestra universidad. Al tiempo que, “no se cuentan con  recursos fundamentales para realizar trámites administrativos, tomando en cuenta que el sistema de compras centralizado impuesto por el Gobierno, disminuye aún más la posibilidad de lograr los insumos fundamentales. No existen recursos para poder adquirir insumos para laboratorios, libros para la red de bibliotecas, mobiliarios para aulas, papelería e insumos para el funcionamiento del área administrativa, entre otros. Igualmente no hay recursos para contar con una flota de transporte digna para los estudiantes, toda vez que,  además de que las unidades asignadas tienen una data de más de treinta años, cuando asignan recursos para su mantenimiento no alcanza para comprar los repuestos requeridos”.  

Al respecto, y según el profesor Alfonso Sánchez, “el Ejecutivo Nacional debe respetar los derechos constitucionales de estas instituciones, en el sentido de aprobar un presupuesto que vaya en consonancia con el abanico de necesidades que tiene la institución y de la mano con los altos índices inflacionarios”.


Según el Vicerrector Decano, todo parece indicar que el Gobierno “apuesta” a buscar el cierre de las universidades. (Fotografía: María Virginia Vivas Salinas).

 

Fue oportuna la ocasión para que el profesor Sánchez hiciera un llamado a toda la comunidad universitaria para unificar criterios y luchar en procura de lograr un presupuesto digno para las universidades, a objeto de garantizar un mejor funcionamiento docente, académico y administrativo de las mismas.

De lo contrario, se vislumbra un cierre técnico, lo cual, traería infortunadas consecuencias  para el país, tanto en el ámbito económico como social. “Desde el Gobierno Nacional se debe entender que atrás quedaron los tiempos en que se consideraba a las erogaciones en educación como un gasto, puesto que en la actualidad, el conocimiento constituye una inversión muy productiva -por demás estratégica- en lo económico y prioritaria en lo social, lo cual hace más libres a los seres humanos, pues de allí depende cada vez más la productividad y la competitividad económicas, así como buena parte del desarrollo social y cultural de las naciones. Todo parece indicar que el gobierno “apuesta” a buscar el cierre de las universidades por cuanto no aportan en sus “aspiraciones” políticas, dijo para concluir el profesor Alfonso Sánchez. (Prensa Vicerrectorado/Ana María Zambrano/ CNP. 11.277)