Hillo Ostfeld “Los venezolanos viven en un país bendito pero aún no lo saben”

 

 

 

Hillo Ostfeld es un sobreviviente de la aniquilación judía durante la Segunda Guerra Mundial; subsistió a los campos de concentración de Auschwitz y fue parte de una de las historias más estremecedora de la humanidad; padeció y resistió con vida, los asesinatos de los nazis que cruelmente mataron a casi 6 millones de judíos, en un sistema de masacre denominado "Solución Final". Nació en Chernovitz, Rumania, y actualmente tiene 90 años de edad, se estableció en Venezuela hace más de 64 años.

 

Este martes 17 de mayo de 2016, ofreció un conmovedor e impresionante testimonio sobre su historia como sobreviviente del holocausto nazi. La conferencia se realizó en el Teatro César Rengifo de la Universidad de Los Andes (ULA). Tal actividad fue dirigida por el Grupo de Investigación Ideas de Libertad, en el Ciclo de Estudios sobre el Totalitarismo, de la Facultad de Humanidades y Educación.

 

 

El Ejército ruso me salvó la vida; Israel me devolvió la dignidad y Venezuela me devolvió la fe en los seres humanos”, así abrió la disertación el señor Ostfeld para pasar a narrar los avatares de su vida, de su familia y de los judíos que, junto con él, vivieron un calvario de muerte, hambre y sobrevivencia.

 

Relató que la Segunda Guerra Mundial comenzó el 22 de junio de 1942, cuando el tenía solo 15 años y, desde esa fatídica fecha, acontecieron vivencias espeluznantes que jamás podrán ser comparadas con atrocidades cometidas a los seres humanos en la historia.

 

En medio de su ponencia, dijo que Venezuela es el mejor país que conoce, porque tiene el pueblo más noble y amigo del mundo. Aconsejó a los jóvenes estudiantes la compasión por el prójimo, ya que es uno de los valores más meritorios del ser humano. Con respecto a: “¿Cuál es el contrario del bien? En su opinión, no es el mal, sino la indiferencia, al respecto indicó que es necesario que los individuos hagan actos de amor hacía el prójimo y no caer en la indiferencia e intolerancia en la que el mundo está inmerso.

 

Finalizó su discurso asegurando que los venezolanos viven en un país bendito pero aún no lo saben y orientó a los asistentes a aprender vivir en comunidad y no envolverse en ideologías que destruyen la sociedad.

 

 

El profesor Luis Alfredo Ángulo, decano de la Facultad de Humanidades y Educación de la ULA, dijo por su parte que jamás la escritura va a superar la palabra, luego de escuchar el testimonio de vida del señor Hillo Ostfeld.

 

En tanto que el profesor Mario Bonucci Rossini, rector de la ULA, dijo estar satisfecho por la visita de Ostfeld a la universidad, porque era necesario hablar sobre realidades que jamás pueden volver a ocurrir en el mundo.