FILU 2013 ratificó su condición de evento cultural

Afiche realizado para la presentación de la FILU 2013, resaltando la labor ecológica y ambiental (Foto Consejo de Publicaciones de la ULA) Afiche realizado para la presentación de la FILU 2013, resaltando la labor ecológica y ambiental (Foto Consejo de Publicaciones de la ULA)

Con metas cumplidas la XVI edición de la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU 2013), logró impulsar nuevamente a Mérida como la capital de libro universitario, a pesar de todos los problemas que atraviesa el país en diversos órdenes y contextos, por lo que nuevamente la Secretaría y Consejo de Publicaciones le han cumplido al país.

El profesor José Antonio Rivas Leone, secretario ejecutivo del Consejo de Publicaciones, expresó que no hay la menor duda que en nuestro país cada año se impulsan proyectos de diversa naturaleza, muchos de los cuales naufragan o no continúan. “Podemos decir que la Feria Internacional del Libro Universitario (FILU), ha sido un proyecto cultural exitoso que no ha sido detenido en ninguno de los 16 años que tiene de vida institucional, y que naturalmente, hay que redimensionarlo y relanzarlo a partir de contar con mayores sellos editoriales internacionales y por supuesto una cuantía de nuevos narradores y escritores latinoamericanos que realcen a la FILU”.

La XVI edición de la FILU 2013, se consideró una hazaña el poder realizarla, más aún en medio de los brotes de la gripe AH1N1, no poder contar vuelos comerciales en el Aeropuerto Alberto Carnevalli de Mérida, no contar con el teleférico, el cual es el mayor atractivo turístico de Mérida, además de las restricciones de CADIVI que limita contar con mayores libreros y editoriales internacionales, cerrando además con las Universidades en paro y huelgas de hambre exigiendo justos presupuestos y respeto a las normas de homologación del sector universitario. “Tuvo que hacerse una  tarea de mucho ingenio y reingeniería de la propia Feria Internacional del Libro Universitario de Mérida para lograrla, y ratificar por su puesto su condición de evento cultural, de espacio de encuentro, reflexión y critica, donde tienen cabida entes y editoriales públicas y privadas, intelectuales, escritores, artistas, cultores, músicos, artesanos, editores y ciudadanos”, agregó el profesor Rivas Leone.

La FILU 2013, se inició el viernes 14 de junio y concluyó el domingo 23 de junio de 2013, un evento que duró diez intensos días con una gran cantidad de actividades académicas y culturales, foros, talleres, conferencias, conversatorios de nueva narrativa, ensayo, reciclaje y desechos sólidos, administración y políticas públicas, políticas editoriales, eco diseño, libros antiguos, la presencia de grupos musicales, recitales poéticos, conciertos musicales, entre otras actividades que permitieron que la ciudad de Mérida contara con un evento cultural de gran importancia.