Los pocos casos de gripe AH1N1 igual nos llama a la prevención

El doctor Juan Andrés Mendoza dijo que el brote de AH1N1 es pequeño y está controlado (Fotografía A.H.) El doctor Juan Andrés Mendoza dijo que el brote de AH1N1 es pequeño y está controlado (Fotografía A.H.)

Aun cuando las autoridades regionales de salud han anunciado en Mérida la existencia de algunos casos de gripe AH1N1, el doctor José Andrés Mendoza, jefe del Laboratorio de Microbiología y Salud Pública del Estado, afirma que no es momento de establecer la alerta epidemiológica en la ciudad, pues el número de casos es pequeño y está controlado.

El primero, confirmado en el referido laboratorio, se trata de una mujer que presentó los síntomas característicos de este tipo de influenza y que normalmente se califican como una “gripe fuerte”: fiebre alta, malestar general, secreción nasal, tos y postración o debilidad, los cuales ceden en un lapso de siete a 10 días.

“Ese diagnóstico se hizo con rapidez porque los mecanismos ya están establecidos en un protocolo que seguimos, junto con la Coordinación de Epidemiología Regional, a partir del brote epidemiológico que se presentó en Mérida en el año 2009. También preparamos en el laboratorio adecuados medios de transporte de muestras nasales y de faringe de casos sospechosos y que la Corporación de Salud distribuye en los distritos sanitarios. De esta forma, el resultado se obtiene en un máximo de dos días y es rápido y confiable”.

Este laboratorio –adscrito al Departamento de Microbiología de la Facultad de Medicina de la ULA- es el único, además del Instituto Nacional de Higiene Rafael Rangel de la Universidad Central de Venezuela, capaz de confirmar los posibles casos de AH1N1. En Mérida, por ejemplo, están debidamente preparados, en cuanto a personal y reactivos, para hacerle frente a cualquier emergencia; además, los casos que se han presentado actualmente no han ameritado hospitalización, sólo reposo y el correspondiente tratamiento médico.

Mendoza, quien también es docente de la Facultad de Medicina de la ULA, afirmó que en centros de salud y clínicas de nuestra ciudad poseen kits especiales para hacer pruebas rápidas y, de salir positivas, inmediatamente hacen contacto con los integrantes de la Dirección de Epidemiología y del Laboratorio de Microbiología y Salud Pública.

José Andrés Mendoza insiste en que este brote de AH1N1 no debe provocar alarmas exageradas, de hecho, todos los años se presentan casos de la llamada Influenza B que pueden variar a la llamada influenza estacional o “A” H3N2, pero han sido muy pocos.

“Los virus de la influenza mutan con mucha facilidad y es por esas variaciones que las vacunas deben ser renovadas anualmente, es decir, todo individuo debería vacunarse todos los años, especialmente la población de riesgo: ancianos, personas con cáncer, mujeres embarazadas, diabéticos, hipertensos, etc.”

Lavado frecuente de manos: medida principal

Las medidas de protección siguen siendo las mismas pero conviene refrescarlas: lavarse las manos frecuentemente durante 20 segundos con abundante agua y jabón, no automedicarse, taparse la boca al toser o estornudar con un pañuelo desechable u otro que se lave todos los días, toser o estornudar en el pliegue del codo y así evitar contacto mano con mano, mantener limpias las superficies de trabajo, las manillas de las puertas, etc.

“Los padres que detecten en sus niños síntomas de una infección aguda respiratoria o una ‘gripe fuerte’, no los envíen al colegio para evitar contagios, pero sí deben llevarlos a centros de salud públicos o privados; y aquellos que presenten infección aguda respiratoria no deben ir a sitios donde hay aglomeración de personas. También debemos estar pendientes de los medios de comunicación y redes sociales para conocer las indicaciones de personas calificadas que conozcan del tema”.

Aún no se ha identificado el origen de este brote, pero en los próximos días las autoridades regionales de salud informarán a la comunidad merideña las medidas que se tomarán ante este pequeño brote de AH1N1.