Estudiantes de Medicina realizaron su segunda protesta pacífica

Con pancartas, pidiendo respeto para la ULA, los estudiantes de Medicina manifestaron en la avenida Don Tulio (Fotografía A.H.)

Nuevamente, los estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes se unieron para protestar pacíficamente en contra de la incursión que un grupo de motorizados hizo a este recinto universitario el pasado jueves 17 de enero y en el que resultaron heridos once estudiantes quienes, al verse acorralados por estos sujetos -encapuchados y presuntamente armados-, debieron lanzarse por la pendiente que se encuentra en la parte trasera de esta facultad.
Al igual que el viernes 19, los estudiantes elaboraron pancartas con mensajes alusivos a la no violación de la autonomía universitaria, el respeto hacia la ULA como institución y el derecho que tienen los ciudadanos a la protesta. La intención es la misma: alertar a la comunidad merideña acerca de la inseguridad que se vive dentro de la Facultad de Medicina, manifestarse en contra de actos violentos y alertar a las autoridades policiales. Aun cuando el paso vehicular era un poco lento por la presencia de los estudiantes en la avenida, en ningún momento se hizo un cierre total de la misma.
Carlos Girón, coordinador general del Centro de Estudiantes de la Facultad de Medicina, nos contó que este grupo de motorizados, no sólo arremetió en contra de los manifestantes, sino también en contra de la planta física. “Según información que tenemos de las personas que fueron testigos y que, incluso, tomaron fotografías, estos sujetos entraron a la facultad y sometieron a los manifestantes; no conocemos el motivo, pero en algunas imágenes se ve claramente cómo la policía permitió estas acciones y nosotros estamos en contra de eso. Hemos sido muy consecuentes con este tipo de protesta, cuando los estudiantes de la Escuela de Medicina solicitamos algo al gobierno o a las autoridades rectorales lo hacemos sin capucha, con argumentos y no con piedras o con cauchos. Nuestras protestas serán pacíficas y cuando venga un grupo de violentos nos mantendremos de pie tratando de conversar con ellos y llegar a algún acuerdo, pero sin intención de atropellarlos a ellos y mucho menos que nos atropellen a nosotros”.

Carlos Girón, coordinador general del Centro de Estudiantes de Medicina (Fotografía A.H.)

Según Carlos Girón, durante el Consejo de Facultad extraordinario realizado el pasado 19 de enero y en el que se analizó esta situación, los estudiantes obtuvieron  el apoyo de los profesores para realizar estas protestas pacíficas y muchos de ellos lo demuestran acompañando a sus alumnos mientras dura la jornada.
Por su parte, Gerardo Tovitto, decano de la Facultad de Medicina, durante su intervención en la sesión ordinaria del Consejo Universitario del pasado lunes y en la que participó el gobernador del Estado Mérida, Alexis Ramírez; indicó que no es la primera vez que grupos de motorizados ingresan a esta dependencia. “En el mes de julio lo hicieron y tuvimos que suspender actividades porque la situación se tornó muy violenta y se origina siempre con la mismas características: sacan a los estudiantes corriendo, causan daños en los laboratorios y muchos de ellos, según testimonios de los testigos, están armados. Esa decisión de los estudiantes de lanzarse por un sitio que quizás desconocen tuvo que haber sido causada por un terror importante originado por estos motorizados”.
Recordemos que los manifestantes, el jueves 17 de enero, día de los altercados, protestaban en contra de la decisión del Tribunal Supremo de Justicia y que ya todo el país conoce.
Categorías: