En Medicina, y sin capucha, rechazaron acciones violentas de motorizados

Con pancartas y pacíficamente, quienes integran la Facultad de Medicina rechazaron violencia en contra de los estudiantes universitarios (Fotografía Héctor Molina, tomada de www.elmeridenazo.com.ve)

Profesores y estudiantes de la Facultad de Medicina de la Universidad de Los Andes, sin capucha y con batas blancas, decidieron salir a la avenida Don Tulio Febres Cordero para rechazar las acciones violentas protagonizadas por un nutrido grupo de motorizados el pasado jueves 17 de enero y que dejaron como saldo once estudiantes heridos. Allí, colocaron pupitres, mostraron pancartas en donde pedían respeto a la ULA y rayaron el vidrio trasero de los automóviles, pues no impidieron el libre tránsito.

Debemos recordar que los jóvenes universitarios, haciendo uso de su derecho a la protesta, se unieron para expresar su desacuerdo con las decisiones tomadas por el gobierno venezolano el 10 de enero del presente año. Tanto en el Núcleo Liria como en la Facultad de Medicina, la presencia de los motorizados no se hizo esperar y, en ambas oportunidades, no dudaron en ingresar al recinto universitario y agredir físicamente a los manifestantes.

En la Facultad de Medicina, específicamente, fue tal el acoso de los motorizados encapuchados que los estudiantes se vieron obligados a lanzarse por la pendiente ubicada en la parte trasera de esta dependencia. De allí, fueron rescatados posteriormente por los integrantes de los Bomberos Universitarios con heridas múltiples.

El profesor Virgilio Castillo, del Departamento de Anatomía de la Facultad de Medicina, denunció que lograron contabilizar casi 50 motos, muchas de ellas con doble pasajero, las cuales entraron a la Facultad de Medicina sin que lo impidieran los policías ubicados en el sitio. “Esto nos da a entender que el gobierno regional no permitirá ningún tipo de manifestación en la ciudad, la policía no entra a la ULA, pero tienen cuerpos parapoliciales, armados y con motos, que sí lo hacen. Me llama la atención que el gobernador actual y muchos de los que están en el gobierno eran los primeros ‘tirapiedras’ en el pasado, durante otros gobiernos de turno, pero cuando nuestros estudiantes han salido a manifestarse en contra de la decisión política tomada por el Tribunal Supremo de Justicia, la protesta no es buena. Denunciamos estas acciones vandálicas que tienen por objeto callar la voz de nuestros estudiantes y de la Universidad de Los Andes, sin embargo, seguiremos combativos, diciendo las cosas que hay que decir, apegados a la Constitución, a las leyes y a las buenas costumbres, no detrás de una moto y de una capucha”.

Mientras tanto, Francis Valero, directora de la Escuela de Medicina, aseguró que la violencia no se combate con violencia, es por eso que escogieron esta forma de protesta pacífica, la cual busca informar a la comunidad merideña y nacional acerca de la inseguridad a la que cada día se ven sometidos profesores, empleados, obreros y estudiantes de la Facultad de Medicina.

Es bueno recordar también que los días 26 y 27 de noviembre sujetos encapuchados agredieron fuertemente al personal y las instalaciones del Departamento de Bioquímica, pues lanzaron morteros dentro de un laboratorio en donde hay productos volátiles. En esta oportunidad, los motorizados, aunque en menor cantidad, también ingresaron a esta facultad.

 

 

 

 

 

Categorías: