Pedro Cunill Grau: "Aportes de América también moldean la cultura europea"

Pedro Cunill Grau: “No entiendo los suicidos colectivos”, refiriéndose a la recolección de desechos en Mérida (Fotografía A.H.)

Para Pedro Cunill Grau, chileno de nacimiento y geógrafo de profesión, la Geografía actual, como disciplina, está marcada por dos tendencias: el pase a retiro de los clásicos que no se abrían a nuevas ideas y el surgimiento de jóvenes -en Chile, Colombia y Venezuela- que manejan una temática nueva, acorde con la realidad.
En este nuevo camino se inserta, dentro de la Academia de Ciencias Físicas, Matemáticas y Naturales, la creación de una Comisión Técnica de Geografía en la que la ciudad de Mérida está representada por geógrafos innovadores que tienen un lugar para expresarse y modernizarse.
Pedro Cunill Grau fue el conferencista central del Tercer Encuentro Colombo-Venezolano de la Geografía organizado por integrantes de la Facultad de Ciencias Forestales y Ambientales de la ULA, allí mencionó cómo el mestizaje ha condicionado la conducta social y espacial de los habitantes de América Latina.
“Todos nosotros somos mestizos en mayor o menor grado y aquí se ha producido una conformación de diferentes etnias y grupos que abarcan de manera creativa la visión del paisaje y de los modos de vida, por ejemplo, el matriarcado y la femineidad son absolutamente espacios del mestizaje latinoamericano. Una cosa que los españoles aún no entienden es la riqueza de ese mestizaje, le deben mucho, pero no lo reconocen. Hoy en día, la geopolítica internacional revaloriza el mestizaje y sus productos, es decir, nuestra riqueza se centra en nuestra formación étnico-social y paisajística”.
Este especialista fue el invitado en el espacio radial “Aula Ambiental” -conducido por la doctora Nancy de Sardi, coordinadora de la Comisión Universitaria de Asuntos Ambientales- en el que habló también sobre la crisis europea actual, pues en esa parte del mundo muchos países se caracterizan por ser muy prósperos, pero carecen de basamento geográfico espacial. “Ahora ya no se puede vivir sólo con el juego de las finanzas y los bancos, en cambio, nosotros tenemos ‘con qué’. Obviamente, toda situación social y territorial debe estar acompañada por un conocimiento de ello, porque lo que no se ama no se guarda y en América Latina, lamentablemente, no estamos conservando ni guardando nuestro paisaje, lo estamos dilapidando y destruyendo”.
Vemos entonces cómo aparecen procesos similares de destrucción por nuevas minas, nuevos aserraderos y por contaminación de diferentes tipos. Venezuela, por ejemplo, tiene un gran potencial en sus opciones turísticas, pero muchas comunidades no conservan sus paisajes naturales como Playa Grande, Chichiriviche, Los Cayos, Canaima, etc.
“Son medios muy frágiles, por eso es necesaria mayor severidad en el resguardo del patrimonio ambiental porque si éste se pierde no se recupera. Es imperdonable lo que sucede en Mérida con la recolección de desechos sólidos porque el potencial de esta ciudad es dual: la enseñanza (a través de la ULA) y el turismo, entonces, no entiendo los suicidios colectivos”.
Aportes de América
Según Pedro Cunill Grau -que ha recibido numerosos reconocimientos nacionales e internacionales por su labor como docente y escritor- el Imperio Español no existiría sin la plata y el oro de América, y su dieta mediterránea es también americana, pues la papa, la caraota blanca y negra, el tomate y el ají, por sólo mencionar algunos productos, provienen de esta parte del mundo.
“El problema nuestro es que no tenemos ningún tipo de orgullo por nuestros aportes a la cultura mundial. Hay que darse cuenta también, por ejemplo, de lo que ha dado la farmacopea a la medicina, pues nuestras plantas medicinales como el Palo de Guayacán, la Zarzaparrilla, Cañafístula, Quina, el Curare y el Tabaco se han utilizado para fabricar numerosos medicamentos, además de venenos y jabones. No se entendería gran parte de la farmacopea mundial sin la geografía”.
Otro aspecto resaltado por nuestro entrevistado fue la alegría de vivir que aún mantienen los latinoamericanos. Recordó entonces que en sus viajes, por ejemplo, ha notado la gran cantidad de suicidios en Noruega, Suecia, Dinamarca y ahora en España, producto de la crisis económica. “De una manera u otra acá en América la pobreza no implica dejar esa alegría, eso es parte de la informalidad latinoamericana. Cuando llego a Venezuela, el lenguaje gestual y corporal, la forma de caminar, la música, el divertimento, los pícaros granos de alcohol, son inconfundibles”.
Pedro Cunill Grau estudió Geografía Histórica por influencia de su padre. Sus conocimientos sobre el trópico se los debe a Venezuela, en donde vive desde hace muchos años. Expresó que la ciudad de Mérida es la más bella de América por su paisaje y su comportamiento humano y cultural. “Aquí me siento como en mi casa”.