Maritza Rangel recibió Premio Universitario de Conservación Carlos Liscano

La profesora Maritza Rangel recibió el Premio Universitario de Conservación Dr. Carlos Liscano (Fotografía Ramón Pico)

La profesora Maritza Rangel, de la Facultad de Arquitectura y Diseño, recibió el Premio Universitario de Conservación Dr. Carlos Liscano, creado en 1988 durante la gestión del "Rector Magnífico", Pedro Rincón Gutiérrez, e instituido por la Comisión Universitaria de Asuntos Ambientales.

En acto celebrado en el Salón de Protocolo de la Universidad de Los Andes, Maritza Rangel, acompañada por familiares, colegas y amigos, dijo sentirse orgullosa de recibir este galardón tras más de 20 años de trabajo en pro de la conservación, no sólo del espacio físico o urbano, sino también del ambiental.

 “Estoy representando también a las personas que intentamos hacer entender la importancia del manejo racional del ambiente en toda su concepción holística: el urbano, el rural, el social; a fin de que tengamos una vida más justa y un futuro más cierto para todos”.

Durante su discurso, Maritza Rangel destacó la labor de los integrantes del Grupo de Investigaciones sobre el Espacio Público (Fotografía Ramón Pico)

Maritza Rangel es, igualmente, la coordinadora del Grupo de Investigaciones sobre el Espacio Público (Gisep), equipo que también recibió una mención especial del Premio Universitario de Conservación Dr. Carlos Liscano.

En esta oportunidad fue la licenciada Sabel González quien recibió este galardón en representación del grupo, conformado por diez especialistas que comparten conocimientos con docentes de todas las facultades de la ULA y con funcionarios de varias instituciones públicas.

“El Gisep se creó hace tres años al ser invitados a participar en el Proyecto Mundial de la Cátedra Unesco Ciudades Intermedias. Allí trabajamos en conjunto con una universidad africana, cuatro europeas y cuatro universidades latinoamericanas. Dicho proyecto pretende buscar salidas a los conflictos de las ciudades de tamaño medio que logran integrar las grandes ciudades con las pequeñas, y al ciudadano común con grandes científicos”.

El Gisep también ha logrado, a través de seminarios sobre Cultura Ciudadana y Espacios Públicos, integrar el enfoque social, geográfico, económico, político y de gestión urbana de diferentes especialistas, los cuales se reflejarán en un libro que será presentado próximamente. A la labor del grupo también se une el Proyecto Interinstitucional Cooperativo “Bases para la elaboración del Plan de Desarrollo Urbano Sustentable para la ciudad de Mérida 2011-2030”.

Maritza Rangel informó también que, durante el último seminario sobre Cultura Ciudadana y Espacios Públicos, surgió la propuesta de crear la Red de Occidente en esta materia, la cual estaría integrada por representantes de la Universidad del Zulia, la Universidad Nacional Experimental del Táchira y el núcleo que la Universidad Central de Venezuela posee en Barquisimeto.

Sabel González recibió, por parte del Gisep, una mención especial del Premio Universitario de Conservación Dr. Carlos Liscano (Fotografía Ramón Pico)

El acto de entrega de este premio se desarrolló en el Salón de Protocolo de la ULA y lo presidió el rector, Mario Bonucci Rossini, acompañado por el secretario, José Andérez; el decano de la Facultad de Arquitectura y Diseño, Argimiro Castillo; la decana de la Facultad de Arte, Noris Pereira; la coordinadora de la Comisión Universitaria de Asuntos Ambientales, Nancy de Sardi y la directora de Relaciones Interinstitucionales, Nancy Rivas de Prado.

El rector, durante su discurso, felicitó a la profesora Maritza Quintero por su labor investigativa dedicada a sembrar conciencia sobre la simbiosis que existe entre la ciudad y su entorno natural. “Mérida perdería mucho de su calidad de vida, reconocida en el ámbito nacional, si por falta de conciencia pública o privada se destruye ese pulmón verde que hoy conocemos como Parque Metropolitano Albarregas en cuyo proyecto de rescate y conservación, Maritza Rangel Mora, junto a otros destacados docentes y alumnos de nuestra universidad, viene trabajando sin descanso, muchas veces, sin obtener respuestas satisfactorias a sus propuestas. Esa negativa, desidia o falta de voluntad política de parte de a quienes competen las decisiones, sin embargo, no la amilanan  para seguir luchando”. CNP 6705/@AdrianaHeras)