Se mantienen expectativas y esperanzas para dar solución al problema de los terrenos de La Liria y Campo de Oro

Reunión del CU con el Ministro para el Poder Popular para Hábitat y Vivienda (Foto Ramón Pico)

El Consejo Universitario extraordinario realizado en el día de ayer en horas del mediodía, abrió sus puertas nuevamente para recibir al ministro del Poder Popular para la Vivienda y Hábitat, Ricardo Molina, quien además estuvo acompañado de los diputados Alexis Ramírez y Guido Ochoa así como del profesor Alirio Lizcano. Esta reunión también contó con la presencia de la representación gremial, estudiantes, la Dirección de Ingeniería y Mantenimiento y los distintos medios de comunicación. El momento fue oportuno para que la Comisión de Viviendas de la ULA, quienes recopilaron información en un trabajo, presentaran la necesidad de viviendas que también tiene el personal de la universidad.

En esta reunión es difícil que se llegue a un decisión de manera inmediata, sin embargo la misma se desarrolló en un tono académico y universitario –pese a que no es común la presencia de un ministro- con el fin de buscar respuestas concretas y para ello se debe formar una comisión de trabajo, que tome en cuenta todas la intervenciones para el análisis y en procura de esas respuestas oportunas.

“Dentro del discurso del Ministro lo que sí entendí es que ellos valoran la posibilidad de que en esos terrenos que pertenecen a la ULA, que son propiedad legítima y que nunca se debieron afectar como se hizo, se pudiera hacer un desarrollo mixto, académico, social, deportivo. La necesidad es que la universidad pudiera desarrollar su campo biomédico y el gobierno, según ellos, pudieran desarrollar una serie de viviendas que en principio no son muchas ya que podrían desarrollar unas 500 a 600 viviendas en todo el terreno y en una franja de terreno más pequeña unas 300 viviendas”, indicó José María Andérez, secretario de la ULA.

Durante el desarrollo de la reunión se aprobaron dos cosas importantes y, es el solicitarle al Presidente de la República, que reconsidere la decisión de la afectación de los terrenos, por lo que ya se dio inicio a un proceso de recolección de firmas, las cuales le harán llegar al Presidente en unos 15 días. “Se aprobó también una mesa de trabajo para determinar cómo la universidad pudiera colaborar con la Misión Vivienda, sin afectar su crecimiento y desarrollo natural. Ya hay una propuesta de nombres por parte del gobierno los cuales fueron presentados por el ministro Molina y ahora falta que la universidad nombre los suyos para poder iniciar una serie de conversaciones a fin de determinar si es factible que la universidad coopere con esta misión, la cual apoyamos pues ésta debe ser una política de Estado frecuente”, resaltó el profesor Andérez.

Los universitarios mantienen sus expectativas y una esperanza, para una solución a este conflicto, hay que ser diligentes y las mesas de trabajo tienen que estar conformadas esta misma semana, a más tardar el día lunes, para que comiencen a trabajar, para encontrar una solución que permita que la ULA sea solidaria como siempre lo ha sido con la sociedad. “La construcción de este campo, de la Facultad de Odontología y de un Hospital de Niños, permitirán atender a más de 40 mil personas, lo cual es mejor, ya que beneficia a gran parte de la gente y entre ésta a los habitantes de Santa Juana y Campo de Oro y de toda la ciudad de Mérida. No hay que repartir miseria, hay que sacar a la gente de la misma y hay que pensar en grande, ser proactivo y moverse, ya que esto va de la mano con la solidaridad”, dijo finalmente el profesor Andérez.

Categorías: