Una gestión al servicio de los universitarios

Han transcurrido nueve meses desde que el profesor Manuel Aranguren Rincón asumió el cargo como Vicerrector Administrativo de la Universidad de Los Andes, importante labor en la que se ha destacado por servir a los universitarios. En este lapso, con todo el equipo que le acompaña, la máxima autoridad administrativa ha dedicado su tiempo a atender los distintos asuntos relativos a la agilización y modernización de procesos, así como recuperación de la planta física de nuestra alma Mater, en el marco de una política de puertas abiertas. 

Al tomar posesión, Aranguren expresó: “Llego con los brazos abiertos y propongo un gobierno donde todos estén incluidos, esta gran responsabilidad la acepto con mucho agrado porque por ella luché durante muchos años” y así lo ha cumplido. 

Estudiantes primero

Para el Vicerrector “los estudiantes son el corazón de la casa universitaria”, así lo manifestó durante su alocución con motivo del primer aniversario del Núcleo Alberto Adriani de El Vigía “pese al precario presupuesto con que cuenta la Universidad de Los Andes, se ha dado respuesta a este importante sector”.  

Con recursos del Vicerrectorado Administrativo, fue puesto en funcionamiento un nuevo módulo de aulas para el núcleo adrianista que acoge a 120 alumnos y que posee modernos recursos, como detectores de incendio, red de Internet, un centro de estudiantes, instalaciones de sala multimedia y aire acondicionado, entre otros, y actualmente se encuentra bastante avanzada la estructura de un segundo módulo  que será concluido en su totalidad muy pronto. 

Los estudiantes del Núcleo “Rafael Rangel” de Trujillo cuentan con el comedor los siete días de la semana, servicio de alimentación que ha sido prioritario en esta gestión y que ha funcionado durante el periodo de clases en toda la Universidad.  En lo que respecta al Núcleo Alberto Adriani de El Vigía y la Extensión de Tovar, en los próximos días se comenzará a ofrecer el servicio de almuerzo a esa importante población estudiantil, y en Mérida, se construye actualmente el cafetín de la Facultad de Medicina, que estará próximo a inaugurarse. Igualmente, las residencias masculinas y femeninas de la ULA han recibido importante atención. 

La Oficina de Registros Estudiantiles de la Facultad de Ciencias Económicas y Sociales fue reinaugurada para constituirse en la más moderna de la Universidad de Los Andes en esta área. 

Mantenimiento integral

Otra de las premisas de la gestión del profesor Aranguren Rincón, es minimizar los problemas y atenderlos antes que lleguen. Por ello giró instrucciones para la implementación de las Jornadas de Mantenimiento Integral, en las que han tenido especial participación Servicios Generales e Ingeniería y Mantenimiento, donde el 75% del personal realiza labores de pintura, electricidad, carpintería, albañilería, recuperación de áreas verdes, entre otras. 

En estos nueve meses se han beneficiado de esta iniciativa el Núcleo “Rafael Rangel” de Trujillo, La Facultad de Ciencias Económicas y Sociales (Faces), la Facultad de Farmacia y Bioanálisis y la Facultad de Ciencias, porque pese al severo recorte presupuestario, el propósito es optimizar recursos para continuar con estos proyectos. 

También, la carpintería de la ULA ha recibido atención, la cual fue acondicionada luego de la fusión entre las carpinterías de Servicios Generales e Ingeniería y Mantenimiento, para optimizar recursos y materiales, así como brindar un óptimo y oportuno servicio a la comunidad universitaria. Asimismo, se reasfaltó el acceso principal de la Faces y Humanidades y Educación del Núcleo Liria, incluyendo la recuperación de áreas verdes y alumbrado del Núcleo la Hechicera.  

Se han atendido importantes instalaciones deportivas: la recuperación total de  la piscina olímpica “América Bendito” especialmente su sala de máquinas, el gramado de las canchas del estadio “Lourdes” y el de fútbol de Campo de Oro,  donde se incluye además el sistema de drenaje del estadio de béisbol “Luis Fargier Suárez”.  

En materia de salud, la emergencia del Centro de Atención Médico Integral de la Universidad de Los Andes, (Camiula), también fue entregada totalmente remodelada por parte de este Vicerrectorado. Esta emergencia cuenta ahora con 240 metros cuadrados, diferencia apreciable con los 80 metros cuadrados originales, además de ambientes independientes para adultos y niños, salas de yeso, curas y nebulizaciones, instalaciones especiales de oxígeno y aire comprimido, entre otras sustanciales mejoras. La lista de las áreas atendidas es extensa, su mención no es tan importante como la satisfacción de los usuarios al disfrutar de un mejor ambiente para realizar sus actividades y recibir la prestación de servicios. 

Mejores condiciones para los universitarios

Techo propio y seguridad social forman parte de los anhelos más preciados de la comunidad universitaria. En este sentido, la comisión de vivienda ha dado importantes avances para el desarrollo del complejo habitacional ULA-La Arenita, cumpliéndose la primera etapa de recepción y procesamiento de recaudos. Próximamente se hará el llamado a licitación para el proceso de selección de contratistas para la ejecución de la obra.  

Con respecto a la inscripción del personal de nuestra máxima casa de estudios al Seguro Social Obligatorio, luego de haber obtenido el número patronal, y finalizado el proceso de registro, se está a la espera de la clave de acceso y usuario por parte del IVSS para comenzar a afiliar al equipo humano que labora en la ULA, donde el Vicerrectorado Administrativo juega un rol fundamental para su consolidación. 

Un gran equipo fortalece la Universidad

Las direcciones de Programación y Presupuesto, Finanzas (Tesorería), Servicios de Información Administrativa (DSIA), Servicios Generales, e Ingeniería y Mantenimiento, todas adscritas al Vicerrectorado Administrativo, constituyen la savia de este frondoso árbol que representa la Universidad de Los Andes. 

Todo este equipo humano trabaja en total coordinación con el Vicerrector Administrativo para mejorar y modernizar la administración universitaria, así como la recuperación de la planta física y construcción de nuevas estructuras, en beneficio de un gran colectivo que sabrá valorar esta gestión al servicio de los universitarios.