Dirección de Vigilancia retoma su normalidad en un nuevo espacio


Los trabajadores fijos y eventuales de la Dirección de Vigilancia de la Universidad de Los Andes, pudieron  ver normalizados el pago de sus salarios. Los casos de violencia, incendio y saqueo, del que fue objetivo el día 2 de mayo de los corrientes, la sede  de la Dirección de Vigilancia, ubicada en Campo de Oro, aledaña a las Residencias Masculinas, generaron en pérdida total de la estructura y la destrucción de la data de la nómina de estos trabajadores, lo que produjo un retraso en el citado pago.

La licenciada Elsy Ponce, encargada de la Dirección de Vigilancia, dijo este viernes 15 de mayo en rueda de prensa,  que dichos actos vandálicos, perpetrados por personas encapuchadas habían dejado sin el sustento a cerca de 900 familias, dependientes de igual número de trabajadores. “Ellos no pudieron cobrar en la fecha prevista”

Ponce informó que el trabajo tesonero del personal administrativo, con trabajo de horas extras, permitió la estructuración de la nómina para salvaguardar la tranquilidad de quienes fueron despojados de su espacio de trabajo.

“Con aproximadamente 8 día de retraso, el día de ayer (Jueves), logramos firmar esta nómina para que los vigilantes eventuales, puedan cobrar entre los días miércoles y viernes  de la próxima semana”.

De momento el personal de esta dirección, se encuentra apostado en un anexo del Edificio Administrativo donde, con la acción cooperativa de diversas dependencias universitarias, se pudo acondicionar el espacio, el mobiliario y las comunicaciones.

La directora aseguró ante los medios de comunicación, que durante estos 11 días posteriores a los hechos violentos, el personal ha estado diseñando las estrategias y logística para la cobertura de la seguridad en las diferentes dependencias universitarias.

Situación salarial
Por su parte la directora de Personal, Christi Rangel, intervino para hacer referencias a los presuntos inconvenientes con inconformidades de carácter salarial entre los trabajadores de vigilancia.

“Debemos reconocer que sí los habían, pero son problemas que heredamos de la gestión anterior, y que no tenemos ningún reparo en reconocer que esa forma de pagos por guardias, no era la más adecuada. No obstante, nosotros continuamos la misma rutina pues era ya algo histórico, era lo común que se hacía”.

Rangel aseveró que una vez instalados, se propiciaron los encuentros con  el gremio de obreros para evaluar el caso. Igualmente apelando al departamento legal de la Dirección de Personal, se pudo recibir asesoría pertinente y las rutas a impartir para ajustar a la ley los pagos. Fue de esta manera como se promovieron los cambios respectivos.

“Es bueno que se sepa, que no ha habido dineros adicionales enviados por la Opsu, ni ha habido dineros provenientes de otras dependencias para cubrir estos compromisos. Sencillamente, hay un esfuerzo del uso racional del recurso humano, en su distribución en todas la dependencias de la universidad”.

La titular de persona expresó que con estos cambios, se ha logrado honrar compromisos de pagar al personal de vigilancia de manera más adecuada, desde el mes de marzo de este año.  Anunció que a partir de este mes de mayo la universidad ajustará  10 % el salario mínimo del personal de vigilancia tal y como lo decretó el presidente. 

“Estamos en la disposición de ir mejorando y atendiendo todos los requerimientos que nos hacen los trabajadores”, dijo Rangel.