Universidades enfrentan cierre técnico por deficiencia presupuestaria

Alfonso Sánchez, Vicerrector- Decano El sistema universitario de Venezuela se encuentra en una grave crisis debido a las imposiciones gubernamentales de negarse a asignar un presupuesto justo para estas casas del saber, a fin de dar  cumplimiento a la multiplicidad de actividades entre las que se encuentran las de academia,  investigación, cultura y extensión, que contribuyen a formar a  profesionales con una preparación cónsona a las necesidades del país; y a la par, a generar proyectos con los cuales se brinde respuestas a las comunidades desde las diversas áreas del conocimiento humano.

El referido enfoque, fue expuesto por el profesor Alfonso Sánchez, vcerrector-decano de la ULA-Táchira “Dr. Pedro Rincón Gutiérrez”, a raíz de las nuevas medidas anunciadas por la Oficina de Planificación del Sector Universitario (Opsu), que anuncian un nuevo ajuste a un presupuestario ya disminuido y reconducido con el que, lamentablemente, ha tenido que funcionar la universidad en los últimos años y que no se corresponde con las necesidades y los  altos índices inflacionarios.

“Sin duda alguna estas medidas impuestas por el Ejecutivo Nacional, sin ningún tipo de comunicación dialógica con los universitarios, generarán un lamentable e inevitable posible cierre técnico de las universidades, puesto que se trata de un recorte lineal del 6% sobre todas las partidas. En el caso concreto  de la ULA, ese porcentaje equivale a 42 millones de bolívares fuertes, que afectan a tres partidas, es decir, la 402, dirigida a la compra de materiales de consumo, materiales de enseñanza, pinturas, tóner, tintas, papel,  combustibles, reactivos, artículos de limpieza,  entre otros”.

Detalló el profesor que otras de las partidas que se ven afectadas es la  403, que tiene que ver con el alquiler de inmuebles y de equipos, servicios de administración, vigilancia y  mantenimiento  de los servicios básicos, servicios de transporte, viáticos y pasajes, servicios para la elaboración y suministros de comida, reparación menores de maquinarias y equipo, entre otros.

Mientras que, la partida  404 es la destinada a la  adquisición de maquinarias y equipos nuevos como: fax, vehículos, video, equipos de computación, equipos médicos, sillas, reparación de vehículos, entre otros. Es decir, todo lo referente al funcionamiento, equipamiento y mantenimiento de las instalaciones universitarias”, explicó el profesor Alfonso Sánchez.

Este nuevo “golpe” a las universidades, lo justifican escudándose en que el mismo forma parte de las “medidas de austeridad” para enfrentar la crisis económica mundial. Sin embargo, es lamentable que la falta de una planificación seria y justa genere este escenario en sectores tan fundamentales para un país como educación, salud y  seguridad.

“Vemos con tristeza e indignación como se reduce el presupuesto para la compra de insumos tan cotidianos y fundamentales en el desarrollo universitario; tal es el caso, de aquellos materiales que son usados por los alumnos para el desarrollo de sus actividades académicas; además de los recursos necesarios para el mantenimiento y  funcionamiento de las rutas que requieren los universitarios a fin de poder trasladarse a la institución, la negación de asignar recursos para el desarrollo de publicaciones que son el reflejo de las investigaciones hechas en la institución, los gastos de internet, la compra de equipos necesarios para el desarrollo de la docencia, investigación, extensión y producción, entre una gran e importante gama de actividades propias de la universidad las cuales forman parte de esa primordial misión para la cual fue creada”, enfatizó el Vicerrector- Decano.

Advierte el profesor universitario, que  “vemos como se invierte en la compra de elementos bélicos en vez de ocuparse de dotar a los centros de salud de los insumos necesarios. Además, como el Presidente constantemente  realiza una impecable agenda de solidaridad y apoyo a sus países aliados, donando fuertes cantidades de dinero y poniendo en marcha importantes proyectos para otras naciones descuidando la realidad de Venezuela,  mientras que los venezolanos, los hijos de Bolívar,  estamos desatendidos y desprotegidos. Vemos como los privilegios para los altos funcionarios del Estado no han sido mermados, mientras la población cada día vive con angustia  y  preocupación que sus ingresos no alcanzan ni siquiera para subsistir, mucho, menos para llevar una vida digna como la merecemos cada uno de los habitantes de esta patria luchadora y trabajadora,  con una riqueza natural, la cual  lamentablemente no ha sido administrada de manera eficaz”.

De esta manera, se evidencia la discriminación que existe en el país, pues en el caso concreto de las universidades las medidas de restricción presupuestaria no son equitativas para todos. “Claramente, se observa que a las instituciones educativas creadas por el Gobierno se le asigna recursos adicionales distintos a las de instituciones como la nuestra; por ello, cabe plantearse las siguientes interrogantes ¿A qué se debe esta discriminación? ¿Acaso existen universidades de primera y de segunda? ¿Acaso la calidad de una universidad no se mide por sus investigaciones y aportes o es que prevalecen los ideales políticos sobre la misión de educar?  ¿Acaso las labores que se hacen desde universidades como la nuestra con 224 años de tradición no ameritan el apoyo financiero del Ejecutivo, tal como se hacen con la recientes instituciones creadas en este Gobierno?”
El país es de todos los venezolanos, pues todo formamos parte de esta Patria, por lo cual, el Profesor  hizo el llamado para seguir en trabajando por esta institución. “Debemos  continuar en la lucha porque ser universitario implica también la defensa de sus derechos y el reclamos por un presupuesto justo y acorde a las necesidades. Ser universitario implica gozar de una autonomía académica y presupuestaria con la que se garantice el desarrollo de las actividades institucionales”.

Además, el Gobierno debe entender que ante una crisis económica, la mejor inversión que se puede hacer es apoyar al sistema educativo en todos sus niveles, ya que será la única manera de enfrentarla teniendo una población preparada para elevar los niveles de producción y ser competitivos en un mundo globalizado. No olvidemos que hoy más que nunca el País necesita de todos, finalizo diciendo el Vicerrector Decano.

Categorías: